sábado, 19 de marzo de 2016

Cocina de Cuaresma y Semana Santa



Cada localidad, región o país mantiene sus costumbres gastronómicas durante el período cuaresmal aunque hoy menos influenciadas por el espíritu religioso.

Todas las culturas tienen su tiempo de abstinencia, un periodo de depuración corporal, de higiene fisiológica que, como a todo lo importante, en el mundo antiguo, se le confería un carácter sagrado y religioso.
Así que, vamos a seguir la Cuaresma con buen talante culinario, sincretizando la abstinencia cristiana con la gastronomía pagana.
Prescindir de la carne no es ningún sacrificio, sobre todo para los habitantes de la costa como es el gaditano que cuenta con los mejores productos del mar.
Claro que cuarenta días a base pescado y marisco puede ser una auténtica mortificación, pero no para el cuerpo como pretenden los prelados, sino para el bolsillo
Sin embargo y respetando las bondades de la carne, yo creo que con un poco de imaginación y buen oficio, el pescado ofrece un recetario tan rico, que se puede preparar un amplio repertorio de platos de bajo coste.
Piensen que de una lubina, una merluza o un rodaballo, pescados de lujo donde los haya, se pueden obtener diversos subproductos como la cabeza, la cola y las raspas, que dan tan exquisito sabor que, con un simple fumet, se pueden preparar en días sucesivos otros platos económicos tales como arroces varios, fideguá, etc.
También están los pescados azules que permiten deliciosas y económicas preparaciones.
Se pueden comer pastas porque unos "Tortellini a la marinara" son realmente deliciosos y bastante económicos, pero ya suenan a frivolidad, a cena sabatina en ruidosa pizzería.
Lo que sí es muy piadoso y propio de estos días son las torrijas con miel, una golosina que reconforta el cuerpo más que un entrecot de buey.
Unos las llaman incorrectamente picatostes, también borrachinos y otros formigos, pero sea cual fuere su nombre, lo cierto es que este popular postre, tan económico como delicioso, apenas si se encuentra ya en las cartas de los restaurantes, y es una pena, porque yo las recuerdo de niño como uno de esos festivales gastronómicos del que solo disfrutábamos al acercarse la Semana Santa. 
A continuación les propongo unas buenas ideas pascuales.

2 comentarios:

  1. Me ha gustado tu introducción sobre la cuaresma y su cocina y me he divertido con el cuento. Porque no todo van a ser recetas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siempre hay que dar un cambio en algunas cosas.
      Muchas gracias por tu comentario

      Eliminar