sábado, 9 de julio de 2016

Reducir la sal de las comidas



Con unas pocas medidas y variando algunos hábitos podemos contribuir a llevar una vida más sana sin dejar de disfrutar de los alimentos.

Leer detenidamente el etiquetado de los alimentos.
Vigilar el consumo de ciertos alimentos.
Otras recomendaciones.                               

  Leer detenidamente el etiquetado de los alimentos.

La mayor parte del sodio que ingerimos se encuentra en la comida elaborada. Por esto, antes de comprarlos conviene comprobar cuánta sal contienen, dato que figura en su lista de ingredientes y en la información nutricional que aparece en su etiquetado.
Dos productos iguales pero de diferentes marcas pueden contener proporciones de sal significativamente distintas.

Vigilar el consumo de ciertos alimentos.

Aperitivos: patatas fritas, encurtidos, frutos secos, aceitunas...
Algunos refrescos denominados diet pueden contener ciclamato de sodio.
Embutidos, chacinas, salazones...
Carnes y pescados ahumados.
Quesos curados o de pasta firme.
Caldos y sopas instantáneos.
Algunos dulces procesados contienen sodio en su composición.
Casi todas las salsas industriales tienen una alta proporción de sal.
Algunas sales que se publicitan como dietéticas llevan sal entre sus ingredientes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario